CANELONS DE BOLLIT (Canelones de cocido)

En casa, cuando hacemos bollit (cocido), ponemos bastante carne y verduras, hacemos sopa con el caldo y de segundo nos comemos la carne con las verduras y las patatas, aliñándolo todo con un poco de aceite.

Como siempre ponemos de más, aprovechamos lo que sobra para hacer croquetas o canelones (lo mismo pasa en Navidad, con las sobras de la lechona asada)

Hoy os enseño mi receta de canelones de bollit o en su caso de lechona, el procedimiento es el mismo.

INGREDIENTES

Carne del cocido (pollo o gallina, ternera, cerdo y cordero)

1 cebolla

1 tomate de ramallet

Aceite de oliva

Sal, pimienta y nuez moscada

25 gr de mantequilla

Leche

2 cucharadas grandes de harina o maicena

20 placas de canelones

PREPARACION

Ponemos agua con sal a hervir, cuando hierva echamos las placas de canelones y dejamos cocinar unos 15 minutos. Colamos y reservamos en un bol con agua fria.

Picamos todas las carnes (yo uso la picadora : un, dos, tres y es fantastica)

Pelamos y picamos la cebolla y el tomate

Ponemos aceite en una sarten y echamos la cebolla, dejamos cocinar hasta que esté blanda, añadimos el tomate picado, salpimentamos, cuando este el sofrito hecho, le añadimos la carne, mezclamos bien y dejamos cocinar un poco, espolvoreamos con un poco de harina, damos unas vueltas y añadimos medio vaso de leche, en cuanto esté todo bien mezclado y se despegue de las paredes de la sartén, lo sacamos y lo dejamos enfriar en una bandeja.

Colamos las placas de canelones y las colocamos sobre un paño limpio de algodón, les ponemos una cucharada de relleno y enrollamos, vamos colocando en una fuente de horno.

Ahora preparamos la bechamel: en una cacerola ponemos la mantequilla, cuando esté fundida le añadimos la harina y dejamos que tueste, vamos añadiendo la leche y removiendo con una varilla sin dejar de hacerlo, salpimentamos y rallamos un poquito de nuez moscada, seguimos removiendo y cuando veamos que tiene el espesor deseado apagamos el fuego.

Vertemos la bechamel sobre los canelones y metemos al horno, bien caliente, a 180 grados unos 10 minutos, espolvoreamos con queso rallado y volvemos a meter al horno a gratinar unos 5 minutos. Sacamos y servimos calientes.

Anuncios